Frase de la semana

"Los educadores forman a sus educandos como los océanos forman a los continentes: retirándose" (Friedrich Hölderling. Filósofo alemán, 1770-1843).

jueves, 14 de agosto de 2014

EL NECESARIO CONTACTO DE LOS NIÑOS CON LA NATURALEZA.




Nuestra progresiva incorporación a lo largo de los tiempos a la vida en la ciudad, junto a la adquisición de nuevas formas de ocio y aficiones cada vez más sedentarias (televisión, vídeo-consola, juegos a través del teléfono móvil...) han contribuido a que el medio en el que nos desenvolvemos en nuestro día a día y, por tanto, en el que se desarrollan nuestros hijos/as, sea cada vez más "desnaturalizado", es decir, más alejado de la forma natural de vida del ser humano, basada en el contacto con la naturaleza y el movimiento físico como medio para conseguir la subsistencia. 
Son cada vez más numerosos los niños/as que rara vez tienen contacto directo con el discurrir del agua de un manantial en la montaña, con la sensación de introducir sus manos en la tierra húmeda, escuchar el trinar de los pájaros o, simplemente, el silencio en el campo en contraposición al "tronar" constante de la televisión.
El contacto directo con el medio natural proporciona al pequeño grandes beneficios. Concretamente, una reciente investigación realizada a cabo en la Universidad Autónoma de Madrid afirma que dichos beneficios se concretan en los planos físico y psicológico del niño, ya que:

1. Fomenta su desarrollo físico, al incitar al movimiento.
2. Desarrolla su curiosidad ante lo desconocido. 
3. Desarrolla su creatividad, al tener que idear formas de divertirse que van mucho más allá de las ofrecidas por los medios tecnológicos, que ofrecen un ocio ya elaborado y listo para consumir por los niños (por ejemplo, los juegos de ordenador y teléfono móvil). 
4. Fomenta el respeto por el medio ambiente y las diferentes especies animales.

El medio natural no es más peligroso que el urbano, en el que también encontramos numerosos elementos que son hostiles para nuestros pequeños: superficies duras, intenso tráfico rodado... Los niños pueden disfrutar muchísimo en el campo y sin peligros bajo una adecuada supervisión del adulto. 

Así que... ¡suelta el móvil y lleva a tus hijos/as al campo!

Javier Pérez Jiménez
Educador Social
EOEP Cáceres-1


No hay comentarios:

Publicar un comentario